Lawrencia

Todos los días Lawrencia piensa en el donativo que recibió de personas desconocidas. Antes de recibir el transplante, la vida de Lawrencia giraba alrededor de los tratamientos de diálisis que recibía varias veces cada semana. A causa de un defecto del tubo neural como consecuencia de espina bífida, tenía una vejiga pequeña y problemas renales. La mayoría de los días eran difíciles. Justo cuando iba a darse por vencida, su familia recibió la llamada informándoles que había disponible un riñón. Sabrina Aguilar era una jugadora entusiasta de basquetbol en El Paso, a quien le gustaban las comidas campestres y las barbacoas con su familia antes de que falleció a la edad de 15 años a causa de un accidente de un vehículo todo terreno. Su mamá dijo que donar los órganos tenía sentido, ya que Sabrina siempre era una persona que daba de sí misma, y era tan llena de vida. Lawrencia hace estudios de justicia penal en Lamar State College en Port Arthur y pronto iniciará su carrera como guardia de seguridad en la correccional.

Share

Carlee

Carlee no ha dejado de moverse desde que recibió su corazón nuevo cuando casi cumplía los 2 años. Carlee y su familia han tenido la increíble oportunidad de conocer a la familia de su donante y entablar amistad con ellos. Y la familia Baladez ha sido activa en casi todas las actividades voluntarias posibles, entre ellas la participación de Carlee en un partido anual de softball con el equipo Texas Rangers. Hoy Carlee es bailarina, y aspira ser modelo y actriz. Quiere asistir a una gran universidad, llegar a ser coreógrafa y algún día ¡ser dueña de su propio estudio de baile!

Share

Arnulfo

Arnulfo Órnelas de Synder, Texas tenía 6 años de edad cuando recibió su nuevo corazón. Brandon Lee García de El Paso tenía solamente 12 años cuando falleció trágicamente después de que un arma se disparara por accidente. La familia García decidió ayudar a las familias de otros niños una vez que no hubo nada más que se pudo hacer para Brandon. Aunque todavía les duele el corazón, les reconforta saber que el corazón de Brandon late con fuerza en el pecho de Arnulfo, y que Arnulfo ha podido hacer todas las cosas que hacen los jóvenes.

Share

Alexia

El corazón de Alexia estaba tan dañado que recibió uno nuevo después de solo tres días de estar en la lista de espera. Ahora disfruta de una vida normal como cualquier adolescente y participa en la banda de música, en básquetbol y en el consejo estudiantil.

Share

Jennifer

El riñón que recibió Jennifer la ayudó a criar a sus hijos y a dar la bienvenida a sus nietos. Se ha convertido en una conocida partidaria de la donación dentro de la comunidad religiosa del estado y ha viajado por todo el estado de Texas, los Estados Unidos y alrededor del mundo, promoviendo la donación de órganos entre las comunidades minoritarias.

Share

Clay

Cuando Clay murió debido a los daños recibidos en una de las prácticas de fútbol americano y se convirtió en donante, sus compañeros de equipo se preguntaban por qué había tomado esa decisión. Desde entonces recuerdan a Clay en eventos anuales y donando becas en su nombre, y por supuesto, registrándose todos como donantes de órganos.

Share

Esmerelda

In a wedding fit for a princess, Esmeralda Miranda, a heart recipient, married her long-time love, Jose Luis. With her family and closest friends by her side to witness the nuptials, the bride said “I do” to the man who has stood by her in “sickness and in health.” Esmeralda wanted to share this day with the world because it was through the generosity of organ donation that her dreams were coming true and it was a message she wanted others to hear.

Share

Andrea

Andrea fue diagnosticada con un padecimiento degenerativo del ojo en la década de los 70, cuando aún no existían los transplantes de la córnea. Se resignó a usar lentes de contacto y se conformaba con la posibilidad de que iba a quedarse ciega cuando llegara a la adolescencia. Afortunadamente, la degeneración de la vista avanzaba a paso lento y recibió una córnea nueva cuando tenía unos 30 años. Si no hubiera sido por el transplante, habría sido imposible el trabajo de Andrea, en el cual administraba las relaciones mediáticas de un departamento de parques y recreación. Andrea está enormemente agradecida con la familia de su donante por ayudarle a recuperar la vista.

Share