Lawrencia

Todos los días Lawrencia piensa en el donativo que recibió de personas desconocidas. Antes de recibir el transplante, la vida de Lawrencia giraba alrededor de los tratamientos de diálisis que recibía varias veces cada semana. A causa de un defecto del tubo neural como consecuencia de espina bífida, tenía una vejiga pequeña y problemas renales. La mayoría de los días eran difíciles. Justo cuando iba a darse por vencida, su familia recibió la llamada informándoles que había disponible un riñón. Sabrina Aguilar era una jugadora entusiasta de basquetbol en El Paso, a quien le gustaban las comidas campestres y las barbacoas con su familia antes de que falleció a la edad de 15 años a causa de un accidente de un vehículo todo terreno. Su mamá dijo que donar los órganos tenía sentido, ya que Sabrina siempre era una persona que daba de sí misma, y era tan llena de vida. Lawrencia hace estudios de justicia penal en Lamar State College en Port Arthur y pronto iniciará su carrera como guardia de seguridad en la correccional.

Share

Comments are closed.